Los grandes nombres hacen parte del trabajo por ti. Comercializan tu empresa sólo al estar ahí fuera: Last.fmSoundCloudKISSmetrics Groupon, entre otros, nos vienen a la mente. Una vez que escuchas sus nombres en contexto estos se almacenarán para siempre en tu cerebro. Funcionan, porque contiene un fuerte indicio de lo que efectivamente hace el producto.

La mayoría de los nombres que existen, son aceptables. No hacen tu vida más fácil o más difícil: HighriseYammerSpotify. Pero está bien tener un nombre así. Donde NO quieres estar es en la tercera categoría: tener un nombre que asocie tu producto con las cosas equivocadas y actúe como un obstáculo.

Entonces, ¿cómo tomar la decisión correcta? Aquí te damos 5 consejos para encontrar el nombre perfecto.

1. Decide dónde debería encajar tu nombre

¿El nombre será descriptivo, como Internet Explorer y Facebook o abstracto, como Badoo, Skype o MSFT? La mayoría de los nombres son mutaciones de palabras, como Klout, Flattr y Pinterest.

Cuando tienes un presupuesto amplio para marketing y medios de comunicación, tienes más de una opción, pero para la mayoría de los cazadores de nombre, no es el caso, así que se necesita trabajo. El primer paso en el proceso de nombrar es hacer unas cuantas búsquedas amplias en Google y verificar directorios relevantes y listados en tiendas de aplicaciones. Pronto tendrás una buena idea de dónde quieres que tu nombre encaje. Si todo el mundo va hacia un lado con nombre “geniales” de web 2.0, a veces querrás ir hacia el otro y elegir algo más tradicional u old-school . Otras veces desearás integrarte, por ejemplo, si estás haciendo una aplicación de golf, es posible que quieras tener “golf” en el nombre. Por supuesto, también hay que tener en cuenta algunas consideraciones acerca de SEO.

2. Escribe un informe y asegúrate de que todos estén de acuerdo

A menos que trabajes sólo en la idea, será recomendable que escribas los resultados de los ejercicios anteriores, hacia abajo. Esto también es útil para crear una lista de palabras con las que quieres que se asocie tu producto. Ten esa lista siempre a mano, por lo menos hasta que encuentres el nombre perfecto.
Luego, asegúrate de que todos los socios y stakeholders estén de acuerdo con el informe. Así evitarás que el equipo pierda tiempo a nivel individual y llegan todos juntos a consenso.

3. No hagas una lluvia de ideas

El tiempo se usará de manera mucho más eficiente si es que las mismas personas piensan por su cuente y luego intercambian ideas. Esto permite un intercambio creativo. No así las lluvias de ideas, ya que estas te obligan a perder tiempo escribiendo malas ideas y obligan al resto de tu equipo a verlas.

Así que en vez de convocar a todos a una reunión, sal a caminar o correr o nadar o lo que sea y lleva la lista de palabras asociadas en mente. Di las palabras en voz alta, buscar rimas, sinónimos, leyendas, historias y expresiones. A menudo, las mejores ideas llegan cuando tu cerebro está relajado y no estás en tu computador trabajando.

4. Usa generadores y crowdsourcing, pero con precaución

Puede valer la pena revisar algunos servicios de creación de nombres, como NameJet DomainsBot. A veces, puede que encuentres lo que estás buscando. Wordoid LeanDomainSearch también merecen una oportunidad.

Por otro lado, el crowdsourcing no es la mejor idea, porque unas cuantas personas que pasan mucho tiempo buscando un nombre, por lo general, obtienen un resultado mejor que un montón de gente ocupando poco tiempo. Sin embargo, este método te será muy útil cuando se trate de validar nombre. Servicios como Pickfu te permiten obtener una segunda opinión rápidamente, si estás atascado entre dos opciones. Si usted está buscando un feedback más profundo, puedes configurar una encuesta con SurveyMonkey y pedirles a tus clientes, seguidores o extraños que te aporten un granito de arena. Lo más importante es no pedírselo sólo a tus amigos, porque tu público objetivo tiene un gusto diferente y tus amigos son, a veces, demasiado cortés.

5. Lo más importante es la memorabilidad

A veces la búsqueda de un nombre termina con un candidato fuerte que es el favorito de todos y, mejor aún, que tiene el dominio disponible. Ahora será el momento en que tengas que comprometerte y tomar decisiones. ¿Vas a preferir el nombre perfecto con el dominio .me o la segunda mejor opción, .com? ¿Querrás uno que pase la prueba de “puedo decirlo por teléfono sin tener que deletrearlo” o el que todos los miembros del equipo prefieren?

Jason Calacanis escribió un post sobre el nombramiento de una nueva empresa, en el que llega a la conclusión que ser capaz de escribir el dominio correctamente y tener un nombre corto son los criterios más importantes. En otras experiencias, el punto de vista más importante de un nombre es ser capaz de ser recordado con facilidad. Google se ha vuelto muy bueno en el manejo de errores de tipeo y con un poco de trabajo de SEO, aterrizará a los investigadores en el lugar correcto, incluso sin un dominio .com. Si la gente recuerda tu nombre, te encontrarán.